NOSOTRAS

VOCACIÓN

ARTESANA

Todo empezó en el 2010, cuando Margarita, co-fundadora de CARANÁ, filántropa y creativa innata, al ver el contraste de las condiciones de la región de Córdoba, decidió crear artesanías con materiales autóctonos y enseñarle la tejeduría en palma a una comunidad golpeada por la minería ilegal y la falta de oportunidades. 
La comunidad, poco a poco, con esfuerzo, paciencia y mucho tejido, fue saliendo adelante y cambiando la minería por el oficio artesanal como modo de vida y sustento. 

NUESTRA HISTORIA

Este ejemplo de superación en esta comunidad nos impulsó a replicar el mismo modelo de enseñanza en otros lugares de Colombia, donde las oportunidades son pocas... o nulas. 

ASÍ EMPEZÓ CARANÁ

MÁS DE 40 ARTESANOS FORMADOS

Luego de 10 años de formar a más de 40 artesanos, diseñar productos y generar capacidades, creamos CARANÁ como vehículo de comercialización para impulsar a los artesanos y vender sus productos alrededor de Colombia y el mundo.

Además, ampliamos nuestro espectro para potenciar artesanos ya establecidos, porque hemos aprendido a lo largo del camino que ellos son los mejores maestros. 

ALGUNOS DE NUESTROS ARTESANOS

01

MARCA CONSCIENTE

Sabemos que nuestras acciones tienen un impacto profundo y duradero en el tiempo, que mejoran la calidad de vida de las comunidades en las que trabajamos, aportan al crecimiento de la economía y a la independencia financiera de las mujeres que empiezan a trabajar y pueden tomar más y mejores decisiones. 

02

MARCA LOCAL

Impulsamos la economía de la comunidad, sin sacar a las personas de sus territorios. 
Las artesanías crean cadenas de producción locales que impulsan el crecimiento de la economía regional.

03

MARCA SOSTENIBLE

Usamos materiales de la tierra que luego pueden volver a la tierra. Las producciones locales no generan grandes gastos de agua, hay desperdicios mínimos y nos aseguramos, con un programa de educación ambiental, de que haya resiembras y cuidados de las materias primas con las que trabajamos. 

BACK TO TOP